15/09/2017

Adaptación de taxis para personas con discapacidad y movilidad reducida

Cada vez existe una flota mayor de taxis adaptados para las personas con discapacidad. Gracias a la adaptación de sus vehículos, los taxistas abren el mercado a un colectivo de personas con necesidades de desplazarse con la máxima autonomía.

Desplazarse  en taxi es el medio de transporte más personalizado que existe después del vehículo particular. “Coger un taxi” hoy en día es cómodo, seguro, muy práctico y al alcance de casi todo el mundo. Afortunadamente, cada vez existe una flota mayor de taxis adaptados para las personas con discapacidad, con movilidad reducida y para las personas mayores. Gracias a la adaptación de sus vehículos, los taxistas abren el mercado a un colectivo de personas con necesidades de desplazarse de un lugar a otro con la máxima autonomía. En este sentido, podríamos afirmar que un taxi adaptado es sinónimo de integración y libertad.

Para los taxistas, existe un sinfín de soluciones y ayudas técnicas para su vehículo orientadas a hacer más fácil y seguro el transporte de sus pasajeros. Entre éstas, la solución más solicitada es la instalación de escalones eléctricos en las puertas laterales. Los escalones eléctricos salvan la distancia que existe entre el suelo de la calle y el interior del vehículo, sirviendo de ayuda sobre todo a las personas mayores para que el esfuerzo de subir y bajar al taxi sea menor.

Para los pasajeros que se desplazan en silla de ruedas, la instalación de rampas abatibles en la parte trasera del taxi es una solución muy práctica para que puedan subir y bajar al vehículo de forma cómoda y práctica. Así mismo, una vez en el interior del vehículo, las sillas de ruedas se pueden fijar al suelo mediante la instalación de unos anclajes. Éstos ofrecen al usuario un desplazamiento estable y seguro.

En el caso de aquellos taxis que no dispongan de la altura suficiente en su interior para que un pasajero en silla de ruedas pueda viajar cómodamente, la instalación de un casquete de techo se convierte en la solución perfecta. El casquete es una modificación que se realiza en una parte del techo para que el viajero pueda desplazarse sentado cómodamente sin que la cabeza colisione con la parte superior del vehículo.

Válida Car, siempre al lado de los profesionales del taxi, ofrece estas y muchas más soluciones en adaptación de vehículos para hacer la vida más fácil y segura a todo el mundo.