25/04/2017

Proximidad y buen trato

Para mí, lo importante era que si pasaba algo pudiese contar con ellos

Carmen – Barcelona

Hace poco me compré un coche para poder llevar a mi hijo. Es una furgoneta Ford Transit y me preocupaba no solo encontrar una buena solución, sino que además el trato postventa no me fallase. Un coche nuevo es un gasto considerable, pero si además es adaptado supone un esfuerzo considerable. Por ello buscamos un modelo grande, que permitiese entrar una silla de ruedas pero también viajar en familia.

Preguntamos a varios concesionarios para ver qué tipo de vehículo nos proponían y que podía ajustarse más a lo que necesitamos. En nuestro caso, la furgoneta Ford era las que más nos gustaba, por lo que buscamos un taller para adaptarla una vez llegase al concesionario. Contactamos con Válida Car y el trato de su comercial, Montse, nos gustó mucho. Tienen un tallar en Barcelona, cerca de nuestro barrio. Quedamos con ellos y nos mostraron diferentes opciones. Optamos por una rampa manual.

Una vez llegó la furgoneta al concesionario, Válida Car la pasó a buscar para instalar la rampa. En pocos días la tuvimos lista y funcionaba perfectamente. Es muy ligera y fácil de utilizar, una sola persona puede desplegarla. Además, también se encargaron de homologarla, por lo que nos ahorramos tiempo en gestiones.

Por nuestra parte estamos muy contentos, sobre todo por el trato que hemos recibido y por la confianza de tener el taller cerca. Si he tenido alguna duda, siempre me la han resuelto.      

* Campos requeridos